sábado, 29 de julio de 2017

El equipo de Zinedine Zidane aún no conoce la victoria


El Hard Rock Stadium, con 65.000 localidades, el Barça y el Madrid harán realidad los sueños de decenas de miles de aficionados al fútbol en Estados Unidos. Un día antes del partido las entradas casi se habían agotado.

Según la organización, sólo un tercio de las ventas se han hecho en el área metropolitana de Miami, mientras que hay una gran cantidad procedente de otras zonas del país. Se calcula que un 11% del público se habrá desplazado desde el área de Nueva York y Nueva Jersey. Cerca de un 1% habrá viajado desde México.

El furor entre la población latinoamericana es tan grande, que para la media parte se ha preparado un espectáculo musical, que irá a cargo del cantante Marc Anthony.

Al contrario que el Barça, el equipo de Zinedine Zidane aún no conoce la victoria en los partidos de preparación contra los dos grandes equipos de Manchester, el City (4-1) y el United (1-1 y derrota en los penaltis).

En las dos ocasiones Zidane alineó onces aparentemente titulares. Al Madrid le conviene adquirir ritmo competitivo de inmediato, ya que el 8 de agosto se juega el primer título de la temporada, la Supercopa de Europa, de nuevo contra el Manchester United. Sin embargo, el entrenador francés también ha cambiado todos los jugadores en las segundas partes.

El único precedente de un clásico tan atípico también se jugó al otro lado del Atlántico, concretamente en Venezuela, en 1982, y se saldó con victoria blanca por 1-0, con un gol de Vicente del Bosque.